lunes, 20 de diciembre de 2010

Amanita muscaria

Hoy nos adentraremos en el mundo de la micología, que es tan complejo como fascinante. Además, nos vamos a centrar en esta curiosa especie, la Amanita muscaria (ver figura 1).

Figura 1: Amanita muscaria

Las especies del género Amanita se caracterizan por poseer un píleo (sombrero) y estípite (pie) separables, esporada blanca y láminas numerosas, frágiles y blancas; poseen volva (estructura en forma de copa localizada en la base del pie) y restos del velo universal (estructura que envuelve, total o parcialmente, a las láminas del hongo). Por supuesto, no todas las amanitas cumplen estas características y existen númerosas excepciones (como la amanita de los césares (Amanita cesarea) que posee láminas y esporada amarillentas).
Sin duda, se trata de un género muy peculiar y de gran importancia cultural y económica. Así, podemos encontrar dentro del mismo a una de las especies de setas más valoradas gastronómicamente (Amanita cesarea) y también a una de las más letales (Amanita phalloides).
Pero centremonos en la Amanita muscaria, en primer lugar realizaremos una breve descripción de la misma y, posteriormente, señalaremos algunas curiosidades sobre esta especie.

Descripción macroscópica (ver figura 1)

Respecto al sombrero, el diámetro varía entre los 10 y los 25 cm; posee una cúticula separable de color rojo escarlata, con numerosos restos blancos del velo de la volva.
Las láminas poseen un característico color blanco puro, son anchas, libres y numerosas. Además, poseen abundantes laminillas intercaladas.
El pie es cilíndrico, fácilmente separable del sombrero y blanco. En cuanto a su tamaño, se encuentra en el rango de los 12 a los 20 cm de altura, y de 1 a 3 cm de diámetro. Poseen un anillo amplio y con un borde ligeramente amarillo. Por último, señalar que en la base del pie rodeado de volva (blanca) aparecen una especie de verrugas.

¿Dónde y cuándo la encuentro?
Normalmente forma micorrizas con especies de coníferas, y de forma ocasional en bosques caducifolios de suelos ácidos. Aparece de finales de verano a finales de otoño.

Usos
Se trata de una especie sumamente tóxica, cuya ingestión provoca diárreas y vómitos, así que NO es apta para el consumo humano.
Sin embargo, debido a sus efectos alucinógenos, ha sido utilizada de distintas maneras por varias culturas. Por ejemplo, algunos autores señalan que la Amanita muscaria era responsable de la famosa furia vikinga durante el combate (el denominado Berserk), así, los vikingos se "dopaban" con esta seta antes de entrar en combate. También ha sido usada por pastores rusos como remedio contra el intenso frío siberiano, dado que producía un estado de euforia bastante intenso.
Es importante señalar que los ejemplares de Amanita muscaria presentes en el norte de Europa si poseen una alta concentración del alcaloide responsable de su efecto alucinógeno, sin embargo, las variedades del sur de Europa apenas poseen dicho alcaloide, aunque sí el compuesto responsable de los vómitos y diárreas que acarrea el consumo de este hongo.
Por último, la cutícula de la Amanita muscaria ha sido utilizada de forma tradicional para ahuyentar a las moscas (de ahí el nombre popular de la Amanita muscaria, matamoscas).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada