martes, 14 de diciembre de 2010

Poesía geológica

Navegando en la web me he encontrado con esta estupenda poesía dedicada a una de mis estructuras geológicas favoritas, los pliegues. Es una poesía genial.

Érase una vez una cuenca horizontal,

No importa si marina o continental,

Donde día tras día, sin ser estacional,

La sedimentación la pudo colmatar.

Ni una falla ni la subsidencia la pudieron salvar:

La diagénesis temprana comenzó a cementar.

Fósiles y rocas comenzaron a intercambiar,

Átomos y moléculas por el agua intersticial.

Pero a escala regional los esfuerzos crecían,

Y tus líneas rectas en curvas se convertían,

Fruto de la deformación plástica que sufrían,

Y de la que sin fracturas se recuperarían.

Fue la siempre culpable tectónica de placas,

Que empujada por ese dúctil manto,

La verdadera responsable de marras,

De tu charnela y de tu flanco.

Seas anticlinal o sinclinal,

Recumbente o Inclinado,

El slump de una llanura abisal,

O tengas un eje curvado,

No olvides que es mejor estar plegado,

Que haber sido fracturado.

Y te plegarás en cada nueva orogenia,

Caledoniana, Hercínica, Alpina o Varisca

Hasta olvidar tu horizontalidad primigenia,

Y dejar expuesto tu núcleo de arenisca.

Pero un día te llevaré a mi oficina,

Buscaré para restituirte una maquina

Para que lo que ahora es metamórfico,

Vuelva a ser detrítico.


A continuación os dejo la fuente y de paso os recomiendo el blog de donde la he sacado:

http://www.ungeologoenapuros.es/2010/12/oda-a-un-pliegue/

3 comentarios:

  1. Curioso. El blog es fantástico. Gracias por el descubrimiento, Ivaj.

    ResponderEliminar
  2. De nada, espero que te resulte tan útil como a mi.

    ResponderEliminar
  3. Mas parece una calaverita :D

    ResponderEliminar